lasonrisadeinfantil

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

TEMA 3. DISCAPACIDAD VISUAL

en febrero 14, 2013

En esta entrada vamos a adentrarnos en el tema de la discapacidad visual, los tipos que pueden existir, los problemas que estos pueden acarrear y daremos unos consejos para las familias de este tipo de alumnado.

DISCAPACIDAD VISUAL.

El concepto de deficiencia visual hace referencia tanto a la pérdida total de visión: ceguera, como a aquellas afecciones de la vista que la limitan o dificultan, sin llegar a la privación completa. A partir de aquí, se han sistematizado diversos tipos de deficiencias visuales.

TIPOS DE DISCAPACIDAD VISUAL.

Personas con ceguera total: Bajo este concepto se encuadran a aquellas personas que no tienen resto visual o que no les es funcional (no perciben luz o si la perciben no pueden localizar su procedencia).

Ceguera parcial: Percibe luz y bultos, pero el nivel de funcionalidad de su visión es mínimo, por lo que precisa herramientas similares a los ciegos totales (braille, bastón etc.)

Deficiencia visual severa: Su grado de visión es superior a la anterior y puede necesitar ampliaciones o instrumental propio para ciegos.

Deficiencia visual moderada: Tiene mayor grado de visión, aunque esta sigue estando limitada para la lectura, escritura etc. Estos alumnos pueden realizar tareas sin necesidad de adaptaciones especiales.

Personas con restos visuales: Este término engloba a aquellas que poseen algún resto visual. Dentro de esta población, que agrupa a la mayor parte de las personas con discapacidad visual, podemos distinguir dos tipos:

  • Pérdida de agudeza: Aquellas cuya capacidad para identificar visualmente detalles está seriamente disminuida.
  • Pérdida de campo: Se caracteriza por una reducción severa de su campo visual. Normalmente se pueden diferenciar dos grupos principales de problemas de campo:

–       Pérdida de la Visión Central: El sujeto tiene afectada la parte central del campo visual.

–       Pérdida de la Visión Periférica: Sólo percibe por su zona central.

A esta heterogeneidad de formas de percibir, se añade como factor determinante el momento de aparición. Así se pueden distinguir:

a) Personas con discapacidad visual congénita.

b) Personas con discapacidad visual adquirida.

Las personas  que han nacido con discapacidad visual, presentan unas características que los diferencian de aquellos a los que les ha sobrevenido en épocas posteriores de su vida. Los primeros deben construir sus conocimientos acerca del entorno que les rodea con una menor o nula información visual, mientras que los segundos disponen de un mayor repertorio visual inicial.

Otros factores, como la evolución de la discapacidad visual, la actitud que adopte la familia, la presencia de otras discapacidades asociadas, etc., también influyen en la evolución y normalización de esta población.

CONSEJOS PARA LAS FAMILIAS

Cuando nace un hijo o hija con una discapacidad visual o con ceguera, suele ocasionar en la familia un desajuste emocional importante y plantear una seria de necesidades que podríamos resumir en las siguientes:

  • Necesidad de ajuste emocional.
  • Necesidad de información acerca del problema de su hijo o hija, sus implicaciones y repercusiones.
  • Necesidad de formación sobre cómo atender a su hijo o hija.
  • Necesidad de apoyo social.

Por lo tanto, estas necesidades no aparecen en todas las familias ni tienen un carácter permanente, sino que variará en cada caso en concreto y, por tanto, se necesitará una orientación e intervención diferente. En el seno de la familia los padres y madres tienen un papel primordial en la atención de sus hijos o hijas, con lo cual sería conveniente destacar unas pautas generales de intervención que en el caso de niños o niñas con discapacidad visual cobran especial atención y serían las siguientes:

  • Evitar conductas de rechazo y sobreprotección hacia sus hijos o hijas.
  • Recibir la Atención Temprana lo más precoz posible.
  • Estimularles y potenciar sus capacidades.
  • Implicarles y hacerles partícipes de la vida familiar.
  • Fomentar su autonomía personal.
  • Reforzar sus logros personales.
  • Colaborar con los distintos profesionales que intervienen en la atención educativa de sus hijos o hijas.
  • Propiciar un mayor contacto con su entorno socio natural.
  • Tener un nivel de exigencias acorde a su edad y posibilidades reales.
  • Continuar en casa la labor realizada en el centro educativo.

A continuación exponemos un vídeos donde vemos a dos niños con discapacidad visual jugando y expresando sus pensamientos y emociones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: